Home>Espectáculos>Muere Alfonso Zayas, actor del cine de ficheras, a los 80 años
Espectáculos

Muere Alfonso Zayas, actor del cine de ficheras, a los 80 años

El actor mexicano Alfonso Zayas Inclán, falleció la noche del jueves a los 80 años de edad. Así lo informó su familia por medio de un comunicado de prensa publicado en la cuenta de Instagram del intérprete.

El actor, recordado como uno de los iconos del cine de picardía mexicana, falleció en la Ciudad de México y será velado y despedido en una ceremonia privada, en la que solo participará la familia y amigos, informó la familia.

Del mismo modo, agregaron en el comunicado que agradecen de antemano “todas las muestras de cariño y solidaridad que han tenido con la familia y con Alfonso, uno de los pilares más queridos del cine de la comedia, y de la televisión mexicana”.

Hasta el momento se desconoce la causa del deceso del actor del cine de ficheras.

Por su parte, la Asociación Nacional de Intérpretes (ANDI), confirmó el deceso a través de Twitter, red en la que confirmó “el sensible fallecimiento del socio intérprete Alfonso Zayas. Recordado comediante que participó en muchas películas, así como, en varios programas de comedia para televisión”.

Así, la ANDI extendió sus condolencias a familiares y amigos del finado actor hidalguense, quien participó en más de 150 películas, en las que destacaba por su sentido del humor y manejo del lenguaje en doble sentido.

La noticia también fue confirmada por la Asociación Nacional de Actores, que lamentó el deceso de quien fuera miembro de su sindicato.

“Con una trayectoria de más de 50 años dedicado al cine de picardía mexicana y a la comedia. Nuestras condolencias a sus familiares y amigos. Descanse en paz”, escribió Andactores en Twitter.

Durante 50 años de carrera, Alfonso Zayas participó en más de 150 proyectos de cine y televisión, siendo los últimos “El vecindario 3” en 2016 y “Buscando Nirvana” en 2017.

Alfonso Zayas no quería ser actor

Sus padres se dedicaban a la actuación en el medio que lanzó a varios comediantes como “Cantinflas” y su tío abuelo fue Miguel Inclán, el “ciego” en “Los olvidados” de Luis Buñuel.

Pero él no quería ser actor, porque veía entre bromas, como sus familiares que se dedicaban a ello, no la pasaban bien a nivel económico.

El problema es que tampoco era buen estudiante, peleaba mucho y apenas cursaba el primer año de secundaria cuando lo expulsaron.

Así que comenzó a ayudarle a su padre, que había llegado a ser delegado de la ANDA en Televicentro, hoy Televisa. Tomó cursos de producción y se convirtió en floor manager de casi todo lo que se producía.

Mauricio Garcés, su amigo, fue quien lo invitó a él y a Alejandro Suárez para hacer una prueba. Y gustaron. El resto ya es historia, participando en más de 150 producciones de cine y televisión.

Todavía a principios del año pasado aún filmó junto con Lina Santos los segmentos de una película que ahora está en proceso de postproducción llamada “Cuatro parábolas de deseo”, un falso documental en el que se encuentra una película perdida.

En los 80’s encabezó la generación de los actores en el cine de ficheras, títulos que provocaban filas de personas rodeando una manzana, para ver una de sus cintas en cines como el Sonora.

“Una del baúl, De izquierda a derecha El Chiquilín(d.e.p.), Un servidor, Angelica Chain y MIguel Ángel Rodriguez”. Vía Instagram Alfonso Zayas.

Elevado a galán de barrio, alburero y buen bailarín, besó o sostuvo noviazgos en pantalla con las mujeres figuras de la época: Sasha Montenegro en “El sexo me da risa”; Isela Vega en “La pulquería”; Angélica Chaín en “El vecindario” y Maribel Guardia en “Macho que ladra no muerde”.

En 2016 fue reconocido por su labor en el cine para adultos en la Expo Sexo y erotismo.

“No se trata de un homenaje, sino de un reconocimiento de la industria XXX, pero cuando se trata de una distinción, no importa de donde venga”, consideró en ese momento.

Pero si en teatro hacía también cosas para adultos, como la obra “La Semesienta”, en televisión hizo época al lado de María Victoria en el unitario “La criada bien criada”, llevándolo al público familiar.

Y por alguna razón varios de sus personajes se llamaban Roberto, representando a un hombre de barrio y quien con astucia, terminaba siempre por conseguir lo que quería, sobre todo en el tema femenino.

Durante dos décadas participó en “Sábado gigante”, siendo conocido en toda el mercado hispano.

*Con información de Nicole Trejo y César Huerta