Home>Destacada>Transición energética en el mundo causará dolor económico a corto plazo, según informe
Destacada Economía

Transición energética en el mundo causará dolor económico a corto plazo, según informe

La transición a las energías limpias necesaria para evitar el rápido incremento de temperaturas podría recortar 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial de aquí a 2050, pero es probable que se recupere antes de que acabe el siglo, según un informe de la consultora de recursos naturales Wood Mackenzie publicado hoy.

Aunque las inversiones en tecnologías como los parques solares y eólicos o las baterías avanzadas generarán puestos de trabajo, la transición también provocará probablemente una pérdida de empleos e ingresos fiscales en la producción de combustibles fósiles, según el informe titulado “No Pain, No Gain”: Las consecuencias económicas de acelerar la transición energética”.

“No es en absoluto una forma de decir que no debemos perseguir la transición o ralentizarla”, dijo Peter Martin, economista jefe de WoodMac. “Este dolor a corto plazo se verá recompensado a largo plazo”.

Según el informe, los beneficios de limitar el aumento de las temperaturas a 1.5 grados centígrados, tal y como piden las Naciones Unidas, podrían aumentar el PIB mundial, en conjunto, en 1.6 por ciento en 2050. Pero las acciones necesarias para acelerar la transición y evitar que las temperaturas superen ese nivel podrían recortar 3.6 por ciento del PIB en 2050, lo que supondría un golpe del 2 por ciento, según el informe.

Los impactos no se sentirán de manera uniformeChina sufrirá 27 por ciento del impacto económico acumulado de 75 billones de dólares en el PIB mundial en 2050, mientras que Estados Unidos sufrirá 12 por ciento, Europa 11  por ciento e India 7 por ciento.

Economías como la de Irak, que no disponen de reservas financieras para invertir en sectores no relacionados con los combustibles fósiles, podrían sufrir las mayores pérdidas de producción económica, según el informe.

Las economías ricas con mercados de capitales profundos que ya tienen grandes inversiones en tecnologías de transición energética, o una propensión a invertir en nuevas tecnologías, estarán mejor posicionadas. Francia Suiza, por ejemplo, probablemente disfrutarán de un modesto impulso al crecimiento económico.

Según el informe, los beneficios económicos de la transición energética empezarán a notarse a partir de 2035 y la pérdida de producción económica se recuperará antes de que acabe el siglo.

Información e imagen: Reuters/Milenio